El blog de levanova

¡Hola a todo el mundo! Os damos la bienvenida a nuestro blog. Aquí vais a encontrar multitud de recetas para cocinar en casa sobre todo tipo de temáticas: repostería, levaduras, panes, pasta, masas para pizzas…

Lesaffre Ibérica S.A /Av. Santander, 138, 47011 Valladolid (España)/ + 34 983 23 29 07 / levanova@levanova.es 

©2019 por Levadura Levanova

  • Levadura Levanova

Torrijas de leche... ¡directas a tu mesa!

Existe una gran variedad de recetas para preparar el que es uno de los postres más famosos y tradicionales de España: las torrijas. Aunque las más clásicas y conocidas son las de leche, la variedad es muy amplia, las hay de almíbar, de vino, de horchata, de naranja, y ahora, ¡hasta veganas!


Esta receta tan típica de Semana Santa y Cuaresma, no suele faltar en ningún hogar español durante esta época del año. Aunque también se pueden comprar en muchos lugares, no hay nada como prepararlas en casa, por eso ¡toma nota!


Desde Levanova, queremos hacer llegar a tu hogar la receta de torrijas más clásica, como las que llevan preparando madres y abuelas toda la vida, las torrijas de leche. Una receta sencilla y fácil de preparar, para la que se necesitan pocos ingredientes, pero cuyo resultado es por sí mismo espectacular. Tan solo necesitarás hacer pan y tener leche, azúcar, canela, una naranja, un limón, aceite de oliva y huevos. Además, podrás acompañarlas a tu gusto con fruta, helado, café, chocolate, crema… ¡o con lo que más te apetezca!


Ingredientes:


Para el pan:

  • 300 g de harina de fuerza de trigo

  • 180 ml de leche entera

  • 15 g de levadura fresca Levanova

  • 6 g de sal

  • 50 g de azúcar

  • 1 huevo

Para las torrijas:

  • 1 litro de leche entera

  • La cáscara de una naranja

  • La cáscara de un limón

  • 2 o 3 huevos (depende del tamaño)

  • Media taza de azúcar

  • Canela en polvo


Elaboración del pan de torrijas:


Paso 1:

El pan es el ingrediente principal de este demandado postre. Sin embargo, para que el resultado quede lo mejor posible, se necesita un pan especial tipo brioche, que absorberá mejor los aromas del resto de ingredientes y tendrá una textura más suave y melosa.

Para comenzar a realizar este pan especial, en primer lugar, debemos incorporar en un bol la leche a una temperatura templada, desmenuzar sobre ella la levadura Levanova con nuestras manos y mover bien para que se disuelva. Seguidamente, añadimos el huevo, el azúcar y la sal, y batimos para que los ingredientes se mezclen bien. Después, incorporamos la harina a nuestro bol y la integramos bien al resto de mezcla con la ayuda de una cuchara de madera.


Paso 2:

Volcamos nuestra masa sobre una superficie lisa previamente enharinada, como la encimera o alguna mesa, y pasamos a amasar enérgicamente nuestra masa con las manos durante un tiempo aproximado de entre 5 y 10 minutos.


Paso 3:

Una vez hayamos terminado de amasar y la masa esté fina y homogénea, volvemos a introducirla en el bol, la tapamos con un trapo de cocina o film de plástico, y la dejamos reposar un tiempo estimado de 1 hora, durante la cual, la masa debe doblar su tamaño.


Paso 4:

Finalizado este tiempo de reposo, colocamos nuestra masa sobre la bandeja del horno y le damos forma de barra alargada a la pieza de masa. Después, volvemos a taparla y la dejamos reposar otra hora en un lugar alargado de corrientes de aire.


Paso 5:

Batimos el otro huevo, le añadimos unas 3 cucharadas soperas de leche, y pintamos con esta mezcla nuestra barra de pan. Con el horno precalentado durante al menos 30 minutos a una temperatura de 200º C, introducimos nuestra bandeja a altura media, bajamos la temperatura a 175ºC y horneamos durante unos 15 minutos dependiendo de la potencia de nuestro horno, por lo que deberemos vigilar nuestra pieza para no pasarnos de cocción.


Paso 6:

Una vez hayamos sacado nuestro pan para torrijas del horno, debemos dejarlo reposar para que se enfríe. Lo ideal es hacerlo sobre una rejilla. Cuanto más tiempo podamos dejarlo enfriar, mejor, pues más se secará y más empaparán después el resto de los ingredientes, lo ideal es de un día para otro.


Elaboración de las torrijas:


Paso 7:

Hasta este momento hemos estado elaborando nuestro pan ideal para torrijas, pero ¡ha llegado el momento de preparar las torrijas! Para ello, en primer lugar cortamos nuestro pan en rebanadas. Si puedes dejar que pase un día entre la elaboración de una cosa y la otra, mejor, pues más jugoso y cremoso será el resultado.


Paso 8:

Ponemos en un cazo a calentar el litro de leche entera con la mitad del azúcar (en torno a media taza), añadimos la cáscara de limón, la cáscara de naranja y la rama de canela. Movemos hasta que el azúcar se haya disuelto por completo y la leche esté bien aromatizada. En el momento que rompa a hervir, lo retiramos del fuego.


Paso 9:

Una vez tengamos nuestro almíbar preparado, esperamos a que enfríe un poco, pues si está demasiado caliente podría provocar que se reblandezcan demasiado. Una vez esté templado, remojamos con él cada rebanada durante unos 10 segundos (unos 5 segundos por cada lado), para que se empapen bien, pero sin ablandarse demasiado, y las apartamos en un plato. Entonces, deberemos dejarlas reposar bien mojadas durante un rato aproximado de media hora.


Paso 10:

Ponemos a calentar aceite de oliva en una sartén. Mientras se calienta el aceite, batimos dos huevos en un recipiente hondo y vamos pasando por él nuestras rebanadas por ambas caras. En el caso de que los huevos sean pequeños, es posible que necesitemos batir alguno más.

Cuando el aceite esté bien caliente, según vayamos sacando del huevo batido nuestras rebanadas, las vamos echando a la sartén para que se frían. Entonces, según vayan estando doradas por ambos lados, las apartamos sobre una rejilla o sobre un papel absorbente, para que vayan quitando el exceso de aceite.


Paso 11:

Echamos sobre un plato la media taza de azúcar que nos quedaba y lo mezclamos con canela en polvo. Seguidamente, rebozamos bien nuestras torrijas sobre la mezcla. Si se nos acaba, ¡sin problema!, puedes hacer más mezcla de azúcar y canela, hasta que se te acaben las torrijas.


Una vez estén rebozadas, ¡ya tendremos nuestras torrijas listas para disfrutar! Además, si te apetece, puedes servirlas con algo de fruta fresca o algunos frutos secos, como nueces o avellanas, ¡así están increíbles!


Eso sí, aunque siempre nos gusta guardar algunas torrijas para poder disfrutarlas durante varios días, cuando más ricas están son recién hechas. Por ello, ¡no tardéis mucho en comenzar a disfrutarlas!


- Otra opción: torrijas al horno

Desde Levanova no queremos terminar esta receta sin haceros llegar una alternativa para todas aquellas personas que prefiráis no consumir alimentos fritos en aceite. Aunque una vez al año no hace daño, las torrijas también pueden prepararse únicamente en el horno, sin necesidad de pasar por la sartén, y ¡están igual de ricas!


Para ello, es tan sencillo como sustituir el paso de la sartén por el paso por el horno. Una vez tengamos nuestras torrijas empapadas en la leche, y pasadas por el huevo batido, las dejamos escurrir un poco y las colocamos en la bandeja del horno sobre papel vegetal. Entonces, introducimos nuestra bandeja en el horno precalentado a 200º C, las dejamos hornear en torno a 4-5 minutos, las damos la vuelta y las dejamos otros 4 o 5 minutos más. Al sacarlas, las rebozamos en la mezcla de azúcar y canela y… ¡listas!


¡Esperamos que esta receta os haya gustado! ¿Cómo habéis decidido cocinarlas? ¡Os leemos en comentarios! ¡Queremos ver vuestros resultados!

#Levanova, #recetas, #recetaslevanova, #cocinaconlevanova, #recetatorrijas, #torrijas, #torrijasdeleche, #torrijascaseras, #cocinaencasa, #elaboracióncasera, #levadurafresca, #levaduradepanadería, #postre, #Dulce, #SemanaSanta