• Levanova

¿Pan de aceite casero? ¡Atentos a esta receta para hacer un delicioso pan de aceite!

Actualizado: jul 16


El pan de aceite desprende un aroma que nos evoca al hogar, a lo rústico y a lo tradicional. Se trata de una receta “fondo de armario”, o, en este caso, de cocina: Es sencillísima y podemos hacer deliciosas tapas, acompañamientos y meriendas con unas buenas rebanadas de este riquísimo pan. Si os encanta elaborar pan en casa e inundar la cocina con ese aroma tan especial, ¡atentos a esta receta!


Seguro que desde el primer momento que os animéis a prepararla, os encantará. Además, os traemos la receta para dos barras de pan de aceite en vídeo, para que podáis ver todo el proceso.


La receta ilustrada:



Ingredientes:

  • 500grs de harina de trigo

  • 10 grs de azúcar

  • 9 grs de sal

  • 1 sobre de preparado de masa madre Levanova

  • 300 grs de agua

  • 50 grs de aceite de oliva

  • 15 grs de matalahúva


Elaboración:


Paso 1:

En primer lugar, echamos todos los ingredientes en un bol grande. Añadimos la harina, el azúcar, la sal y todo el contenido del sobre de preparado de masa madre Levanova. Movemos con una cuchara de madera y vertemos poco a poco el agua tibia. Mezclamos de nuevo, añadimos el aceite y la matalahúva y volvemos a mezclar hasta que los ingredientes queden bien integrados.


Paso 2:

Amasamos sobre una superficie lisa hasta conseguir una masa fina y homogénea. Para facilitar el trabajo, podemos ir espolvoreando un poco de harina de vez en cuando.


Paso 3:

Damos forma de bola a nuestra masa y la dejamos reposar dentro de un bol tapada con un trapo de cocina hasta que doble su volumen.


Paso 4:

Una vez haya finalizado este tiempo de reposo, dividimos la masa en dos piezas, formando una barra con cada una. Después, realizamos cortes perpendiculares en la superficie a lo largo de ambas piezas y, seguidamente, las dejamos reposar de nuevo hasta que doble su tamaño tapadas con un paño de cocina.


Paso 5:

Precalentamos el horno a 185ºC y, mientras se va calentando, humedecemos las dos barras con agua. Lo ideal es hacerlo con un pulverizador.





Por último, horneamos hasta que adquieran un color dorado-tostado. Cuando tomen este color, podremos sacarlas y dejarlas enfriar.


Una vez se hayan enfriado, estarán listas para que las conviertas en deliciosos bocadillos o las uses de acompañamiento, como tapa, merienda o canapé. ¡Esperamos que os guste!






Entradas Recientes

Ver todo