El blog de levanova

¡Hola a todo el mundo! Os damos la bienvenida a nuestro blog. Aquí vais a encontrar multitud de recetas para cocinar en casa sobre todo tipo de temáticas: repostería, levaduras, panes, pasta, masas para pizzas…

Lesaffre Ibérica S.A /Av. Santander, 138, 47011 Valladolid (España)/ + 34 983 23 29 07 / levanova@levanova.es 

©2019 por Levadura Levanova

  • Levadura Levanova

¡Napolitanas de chocolate caseras!

La napolitana de chocolate o también conocida con el nombre francés pain au chocolat es uno de los dulces más irresistibles que nuestro paladar ha saboreado. Nos gustan de desayuno, de postre, de merienda, o entre horas. Nos apetecen constantemente y resistirse a ellas es casi imposible.


Su texturahojaldrada es una de las particularidades que convierten a este bollo en toda una delicia. Por ello, desde Levanova, te proponemos la receta de la napolitana de chocolate, para que la prepares en casa y disfrutes de una merienda de lo más golosa. Además, si eres más de salado, tendrás la oportunidad de rellenarlas de jamón y queso, solo de queso, espinacas, o lo que más te apetezca. ¡Son igual de irresistibles!


Ingredientes:


  • 500 g de harina de fuerza

  • 150 ml. de leche

  • 2 huevos grandes

  • 10 gr. de sal

  • 65 gr. de azúcar

  • 20 gr. de levadura fresca Levanova

  • 25 gr. de mantequilla para añadir a la masa

  • 250 gr. de mantequilla para los pliegues

  • 1 bote de crema de chocolate o barritas de chocolate del 70%


Preparación:


Paso 1:

Mezclamos en un recipiente la harina, la sal, el azúcar y la levadura fresca, que añadiremos desmenuzándola con los dedos. Hacemos un agujero en medio la leche a temperatura templada, y volvemos a mezclar bien, primero con ayuda de una paleta y más tarde con nuestras manos, hasta conseguir que nuestra mezcla se separe de las paredes del bol. Luego añadimos la mantequilla para la masa hasta que quede bien mezclada y se convierta en una bola.


Paso 2:

Amasamos nuestra mezcla sobre una superficie plana previamente enharinada durante un tiempo estimado de 20 minutos, hasta obtener una masa elástica y homogénea.


Paso 3:

Volvemos a colocar nuestra mezcla dentro del bol y la tapamos con un trapo de cocina. La dejamos reposar en un lugar seco y alejado de corrientes de aire durante un tiempo aproximado de una hora, concretamente, hasta que percibamos que casi ha doblado su tamaño.


Paso 4:

Mientras dejamos reposar la masa, envolveremos la mantequilla en un papel film y, con ayuda de un rodillo, la extendemos hasta que obtengamos un cuadrado liso. Para que su textura sea la adecuada y no esté demasiado deshecha ni demasiado dura, la meteremos unos minutos en la nevera para que coja consistencia.


Paso 5:

Una vez ha transcurrido el tiempo de reposo de la masa, volvemos a enharinar una superficie plana y, con ayuda de un rodillo, la extendemos también hasta dar con la forma cuadrada. Colocamos la mantequilla sobre la masa en uno de los lados próximo al borde y la arropamos, envolviéndola con la propia masa como si fuera la pasta de un libro. De este modo, la mantequilla de su interior quedaría como sus hojas. Después, volvemos a estirar nuestro resultado con un rodillo, hasta obtener un rectángulo de espesor fino.


Paso 6:

Una vez realizado este paso, debemos comenzar a hacer los característicos pliegues de las masas hojaldradas. Para ello, desde uno de los extremos, doblamos hacia el centro hasta las dos terceras partes del rectángulo. Seguidamente, hacemos lo mismo desde el otro lado, de forma que nos quede situado sobre el primer doblez. De esta forma, nos quedarán 3 pisos de masa que debemos estirar con el rodillo. Esta acción tenemos que repetirla otras dos veces más, pero dejando tiempo de reposo cada vez que hacemos los pliegues: doblamos la masa sobre sí misma formando tres capas, dejamos reposar unos pocos minutos, estiramos con el rodillo para que vaya quedando fina, y repetimos. Para evitar que la masa se acortece durante los reposos, podemos colocarla en el frio (nevera) envuelta en un film plástico.


Cuando hayamos acabado este proceso, estiramos la masa por última vez hasta que cuente con 4 o 5 mm de espesor aproximadamente.


Paso 7:

¡Es hora de rellenar nuestras napolitanas! Para ello, cortamos la masa en rectángulos más pequeños y, después, colocamos nuestra opción en el centro de cada pieza. Si hemos optado por hacerlo de chocolate, podemos colocar una porción de crema de cacao o las onzas o barrita de la tableta de chocolate que más nos apetezca. Si preferimos una opción salada, os recomendamos hacer un rulo con una loncha de queso y otra de jamón york y colocarla en medio. De todos modos, puedes experimentar en casa con diferentes rellenos.

Una vez lo tengamos, doblamos la masa formando un cilindro aplastado para conseguir el aspecto hojaldrado tan característico de las napolitanas.


Paso 8:

Para finalizar, colocamos nuestras piezas sobre papel para hornear en la misma bandeja del horno, con espacio suficiente entre ellas, y las dejamos un último reposo de unos 30 a 40 minutos, hasta que doblen su tamaño. Después, las pintamos con un huevo batido para que adquieran ese tono dorado, las introducimos en el horno, que con anterioridad habremos precalentado a una temperatura de 220º y coceremos a 180ºC entre 16 a 18 minutos aproximadamente y… ¡listas!




Transcurrido el tiempo de horneado podremos disfrutar del auténtico sabor de las famosas napolitanas de chocolate, o de aquel relleno que hayamos decidido ponerle. Además, también podemos hacerlas sin relleno y añadirle lo que queramos después, ¡o disfrutarlas solas! Son el aliado perfecto para acompañar a nuestro café en los desayunos o en las meriendas. Este bollo de origen francés, si no lo es ya, se va a convertir en tu favorito gracias a la receta que desde levadura Levanova te traemos para que le des un homenaje a tu paladar.



#Levanova, #recetas, #recetaslevanova, #cocinaconlevanova, #napolitalas, #napolitanasdechocolate, #napolitanascaseras, #cocinaencasa, #elaboracióncasera, #levadurafresca, #dulce, #merienda, #desayuno